Balón de Brees con extremos cuidados

EL UNIVERSAL

Canton, Ohio.- Menos de 24 horas después de romper el récord de más yardas por aire para un quarterback, el balón que lanzó Drew Brees en el histórico pase y su uniforme se exhibían en las vitrinas del Salón de la Fama de la NFL.
El recinto que guarda las piezas más emblemáticas de la Liga mostró los artículos del quarterback de los Saints, quien el lunes por la noche superó las 71 mil 940 yardas de Peyton Manning, cuando se conectó con Tre’Quan Smith en un touchdown de 62 yardas para alimentar la victoria de Nueva Orleans 43-19 sobre Washington.
El presidente del Salón de la Fama, David Baker, recuperó el balón de Brees en el campo luego de establecido el récord. Tomó la pelota con guantes blancos y dijo que “ningún humano volverá a tocar esa pelota de nuevo sin la debida protección”.
Drew Brees es un constante cliente del Salón de la Fama o el Salón de la Fama es un constante cliente de Brees, ya que en el inmueble también se puede encontrar la tarjeta que fue leída con su nombre en el Draft de 2001, cuando los Chargers lo tomaron con la primera selección de la segunda ronda. Además del jersey con el que ganó el Super Bowl XLIV y el balón con el que quebró la marca de Jonny Unitas con la mayor cantidad de partidos consecutivos con un pase de touchdown.
El juego contra Redskins se suspendió brevemente cuando Brees celebró con sus compañeros de equipo en el campo, antes de que su familia lo recibiera en la banca.
“Puedes lograr cualquier cosa en la vida si estás dispuesto a trabajar para ello”, les dijo Brees a sus hijos cuando los abrazó.
Su esposa, Brittany, mantuvo el ojo puesto en la tarjeta que lo reconoce como el quarterback con más yardas por aire y le dijo a Brees: “Ve a ganar este juego”
Con el desempeño del lunes, el total de la carrera de Brees se ubica en 72 mil 103 yardas, lo que le dio numerosas felicitaciones en redes sociales, incluido un mensaje del ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien escribió de Brees “siempre un acto de clase”.
Con 39 años de edad, el pasador no piensa en el retiro inmediato, a menos de sufrir una lesión, por lo que varias marcas caerán en sus manos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*